La enfermedad de Huntington es una enfermedad neurodegenerativa autosómica dominante que se caracteriza por movimientos anormales, trastornos cognitivos y trastornos del comportamiento. La enfermedad de Huntington afecta a más de 30.000 personas en los Estados Unidos y más  de 200.000 están en riesgo de desarrollar la enfermedad.

La enfermedad de Huntington está causada por una mutación en el gen de la huntingtina caracterizada por una repetición excesiva de la secuencia CAG (citosina, adenosina, guanina). Un individuo con hasta 26 repeticiones de la secuencia CAG no va a desarrollar la enfermedad ni la va a transmitir. Un individuo con una copia del gen de la huntingtina con 40 o más repeticiones (penetrancia completa) va a desarrollar la enfermedad y tiene un 50% de posibilidades de transmitirla a sus descendientes. Mientras que en los individuos con 36 a 39 repeticiones (penetrancia reducida) no está claro si van a desarrollar o no la enfermedad.

Un estudio liderado por el Dr. Michael R. Hayden de la University of British Columbia, Canadá, demuestra que la repetición de alelos CAG con penetrancia reducida (36-38 repeticiones) en el exón 1 del gen del Huntington ocurre con una alta frecuencia en la población general, sin expresión fenotípica de la enfermedad. Esto significa que la población con bajo riesgo de desarrollar la enfermedad es más numerosa de lo que se creía.

El estudio se llevó a cabo en una muestra de población de 7.317 individuos de Canadá, Estados Unidos y Escocia, utilizando una nueva técnica de estudio genético. Los investigadores hallaron 18 individuos con más de 36 repeticiones CAG, lo que indica una incidencia de 1 por 400 individuos en la población general. Esto es unas 10 veces más frecuente de lo que, indirectamente, se estimaba con anterioridad.

Los investigadores también hallaron que los individuos con 36-38 repeticiones del gen de la huntingtina tenían un menor riesgo de desarrollar los síntomas de la enfermedad de Huntington de lo que se creía previamente.

En este estudio, se estima que un 0,2% de los individuos de más de 65 años con 37 repeticiones de CAG y un 2% con 38 repeticiones de CAG van a tener síntomas de la enfermedad de Huntington, valores inferiores a estimaciones previas que ofrecían cifras del 10% y de 19%, respectivamente.

No está claro el por qué algunos individuos con penetrancia genética reducida desarrollan los síntomas de la enfermedad de Huntington de forma temprana, en la mediana edad, mientras que otros llegan a la vejez asintomáticos, declara el Dr. Hayden. Pueden existir factores genéticos adicionales o ambientales capaces de modificar la probabilidad de que una persona desarrolle los síntomas de la enfermedad, concluye el autor.

El Dr. Hayden también destaca que, aunque los individuos con penetrancia reducida tienen un bajo riesgo de desarrollar la enfermedad de Huntington, pueden transmitir la mutación del gen a los descendientes con penetrancia completa. Esto significa que las generaciones futuras pueden tener un mayor riesgo de desarrollar la enfermedad de los que se suponía con anterioridad.

 

 

Bibliografía

Kay C, Collins JA, Miedzybrodzka Z, et al. Huntington disease reduced penetrance alleles occur at high frequency in the general population. Neurology 2016; 87: 1-7.