Durante la fase REM, que ocupa alrededor del 20% del tiempo del sueño, es cuando se producen los sueños. Esta fase se caracteriza por la disminución del tono muscular. Se denomina también fase de sueño paradógico dado que, mientras que el cuerpo se mantiene completamente relajado, tanto el cerebro como los ojos (movimientos oculares rápidos) se mantienen en un alto grado de actividad.

En esta fase del sueño existe un mecanismo que desconecta la actividad mental de la actividad muscular. Este mecanismo se encuentra alterado en las personas que sufren un trastorno de la conducta del sueño REM (TCSR), con lo que la actividad generada en el sueño se traduce en una actividad muscular en forma de patadas, puñetazos, saltos, deambulaciones, etc.

Este tipo de parasomnia suele aparecer alrededor de los 50 años de edad y se ha relacionado con el desarrollo, unos 10 años tras la aparición del trastorno, de síndromes extrapiramidales como la enfermedad de Parkinson o la atrofia multisistémica en una gran proporción de pacientes.

Científicos del Centre de Recherche en Neurosciences de Lyon (CNRS/Université Claude Bernard Lyon 1/INSERM/Université Lean Monnet) han investigado las bases neurales del TCSR y han identificado una población de neuronas responsable de este estado de inhición del sistema motor.

Un gran número de datos clínicos y experimentales sugieren que el TCSR puede ser debido a una degeneración de las neuronas glutaminérgicas implicadas en el sueño paradógico y localizadas en el nucleo sublaterodorsal tegmental pontino.

Los investigadores utilizaron un modelo murino con el fin de alterar la actividad de un grupo específico de neuronas del núcleo sublaterodorsal. Para ello, utilizaron vectores virales para introducir en estas neuronas una horquilla corta de ARN, que tiene por diana el RNAm Sic17a6 que codifica el transportador vesicular de glutamato vGluT2, con lo que se bloquea de forma crónica la transmisión sináptica de las neuronas del núcleo sublaterodorsal.

El núcleo sublaterodorsal se activa durante el sueño paradógico y envía conexiones sinápticas descendentes hacia las neuronas inhibidoras (GABA/glicina) bulbares ventrales, jugando un papel crucial tanto en la atonía muscular como en la generación del sueño paradógico.

A los 30 días de la inyección del vector viral, las rats experimentaron una disminución de un 30% de la cantidad de sueño paradógico, junto con un enorme incremento de conductas motoras anormales relacionadas con el sueño paradógico.

Los investigadores franceses demostraron que, aunque el núcleo se hallaba separado funcionalmente del resto del cerebro, la fase de sueño REM aparecía en las ratas. Sin embargo, cuando se registraba la fase de sueño REM, las ratas no estaban paralizadas, sino que se hallaban en un estado similar al de los pacientes con un TCSR, en los que durante la fase REM la actividad muscular no se encuentra abolida.

Este modelo puede ser de utilidad para investigar y comprender mejor el TCSR, al mismo tiempo que abre la puerta a un nuevo enfoque en la comprensión de las regiones cerebrales que están implicadas en los estadios prodrómicos de sinucleopatías como la enfermedad de Parkinson.

Bibliografía

Valencia Garcia S, Libourel P-A, Lazarus M, Grassi D, Luppi P-H, Fort P. Genetic inactivation of glutamate neurons in the rat sublaterodorsal tegmental nucleus recapitulates REM sleep behaviour disorder. Brain. DOI: 10.1093/brain/aw w 310. First published online: 21 December 2016.